jueves, 17 de julio de 2008

El día en que fui a las albercas…

Con todo esto de la ida al mar, sí me pude broncear como dios manda, pero me empecé a pelar de la piel. Entonces me salió mi lado vanidoso y me preocupé por no descarapelarme.

Empecé a investigar, pero en ese momento me encontré con una alternativa que solucionaría mi problema: mis primos me invitaron a las albercas. –Bueno, ya están, mañana a las 11- fue lo que dije para confirmar la invitación.

Entonces fui y me la pasé muy bien. Claro, hubo cosas no tan agradables, como la humillación pública de ser la más lenta nadando, o que me andaba resbalando por salir corriendo de la alberca, pero en general me divertí.

-¡Mira nada más! ¿Qué te pasó?- dijo mi mamá con tal asombro que hasta yo me asusté.

Me vi en el espejo y lo que pasó fue que olvidé ponerme bloqueador. Por eso andaba toda rojo-camarón... Y hoy, después de 2 días, estoy muy negra y me sigue ardiendo la piel, ¡maldito dolor, no calma! Nunca me había sentido así…

Ahora sé que mi destino es morir de cáncer de piel… y cuando me lo hayan detectado y tenga que ir a quimioterapia, recordaré con odio aquel día en que fui a las albercas y no me puse bloqueador…


.

3 comentarios:

Dannii dijo...

Barbara jajajaja no mms me atake de risa con tu post jajajaja
la mas lenta jaja prinicpiantes A jajajaja que divertiido!!
pero bno cuidate ia me voii
chekmos lo del horario ok?
cuidate!!
y ponte blokeador jajaja ninia negra jajaja no maaa eso tmb me dio risa xD
ia basta estoy de simple
baii baii

myselF. dijo...

Novata, novata Barbara

:P

Princesa encantada dijo...

hay no seas tam exagerada y no moriras de cancer, jajaja, a mi tambien se me pone horrible la piel con el sol, yo te recomiendo que cuando te pase eso ponerte leche, que alguien con un algon lo sumerga en la leche y luego te lo vaya poniendo en tu espalda (en toda) y deja que tu propia piel absorba la leche y en cuanto la no la tengas bañate