jueves, 5 de junio de 2008

Había una vez…

Había una vez unos ejecutivos que trabajaban en CASA (Centro de Atención y Servicio a Alumnos) de una escuela muy lejana. Ellos atendían las dudas respecto varios temas, como trámites escolares, tesorería, becas, entre otros más.

Siempre se dijo que su trabajo no era fácil, pues trabajaban desde las ocho de la mañana hasta las siete de la noche. Viéndolo desde ese punto, muchos alumnos tenían consideraciones con ellos, pues el trabajar once horas aclarando dudas de alumnos y sentados en el mismo asiento, no es algo fácil.

Sin embargo, un día Bárbara, fue a CASA acompañando a su hermano Mauricio para que se sacara una nueva credencial. Ambos llegaron: Mauricio fue a tomarse la foto y Bárbara esperó sentada. Su ocio era mucho y comenzó a hacer observaciones. Pero ¡oh sorpresa! notó algo insólito: los ejecutivos de casa se la viven en el relajo.

Entonces, Bárbara muy consternada, comenzó a reunir evidencias de esto y consiguió las siguientes fotografías:

*Primero se puede observar que el trabajo de estos ejecutivos es nulo, pero ellos hacen como que trabajan.


Luego el ejecutivo 7 se aburre y se pasa con su compañera (la ejecutiva 6) a platicar. Bárbara no pudo escuchar la plática, pero observó cómo estaban escuchando canciones en su ipod. Por cierto, muy pegaditos ¡ea! Y ejecutivo 7 pidió a ejecutivo 4 (no le saqué foto) que si alguien le llamaba dijera que estaba en junta.


Más tarde, el ejecutivo 6 es requerido en la conversación, pues ni el ejecutivo 7 ni ejecutiva 6 saben si esa canción es de Ana Torroja. (chequen como se estira para que alcance el cable del ipod). Así que ejecutivo 6 confirma lo sospechado. Y se une a la amena plática.


Después, llegó un ejecutivo que no tenía cubículo. Pero eso no importó y también se unió a la charla.

*chequen la pose del ejecutivo sin cubículo… eso sí es vida
*chequen que ejecutivo 6 ya hasta se paró para platicar mejor
*chequen la cara de sorprendido del ejecutivo 7
*chequen que el ejecutivo 6 tiene cara de yo no fui



Entonces le entregaron su credencial a Mauricio. Y Bárbara se tuvo que ir. Por lo tanto aún está en duda lo que los ejecutivos siguieron haciendo, pues estaban muy contentitos…
Y Colorin colorado… esta verdad se ha dictado.

Moraleja: no es tan malo trabajar muchas horas, porque convives con tus compañeros de trabajo y se la pasan bien.

1 comentario:

Luvia dijo...

jajajajaaaaaaaaaaaaaa xD
me reí hasta tener dolor de panza
que bueno estuvo este post :)

ya casi me leo todo tu blog