domingo, 14 de junio de 2009

El helado de Mc Donald's

La gente que sabe del buen comer o que simplemente tiene un paladar exigente, puede apoyar mi teoría: los helados de Mc Donald's son malos porque son de puro azúcar… Pero lo que es cierto es que en ocasiones el sabor puede quedar a un lado porque al igual que el café, los helados pueden servir de pretexto para que se den experiencias especiales

Algo así me ocurrió a mí: fue con un amigo que me gustaba y que tenía como de 2 meses de conocer... Y hubo un helado de por medio.



La primera vez que vi a mi amigo fue en la escuela. Recuerdo que coincidíamos en varias clases y que en un principio ni nos dirijíamos la palabra. Nos empezamos a hablar hasta que un día nos tocó hacer juntos un trabajo en equipo... De la nada él me cayó bien. Tanto así que en poco tiempo, menos de 3 días, ya éramos buenos amigos.

Él era una persona con la que se podía hablar de cualquier tema, sin restricción alguna. Y aparte era muy divertido platicar con él porque todo lo hacía interesante. Vamos, hasta los chistes más trillados tenían sentido si él los contaba… De hecho, me atrevo a decir que era uno de los mejores oradores que había conocido. Pero hasta ahí, nada más nos llevábamos bien y él era un amigo más.

Entonces el tiempo pasó y las cosas entre nosotros fueron creciendo gradualmente. Pero taaaan gradualmente que nunca nos dimos cuenta de cómo nuestra amistad pasó a ser algo más. Sólo sé que el detonante ocurrió un día en que un grupito de amigos, él y yo salimos a una plaza de cierta fama local a ver una película y de paso a mamacear un rato…

Recuerdo que eran como las 7 de la noche, pero todavía había sol gracias al horario de verano. Mis amigos desaparecieron y de un momento a otro él y yo estábamos solos en el área de comida:

-Se me antojó un helado de Mc Donalds- dije
-Pues vamos, ésos están baratos y bien buenos- dijo en tono de chiste


Nos reímos a la par, me tomó de la mano y juntos fuimos a comprar un mísero helado de Mc Donald's… yo ni siquiera tenía hambre ni ganas de comer, pero ahí estaba a su lado, formada para comprarlo.

Entonces nos lo dieron y nos sentamos en las mesas de comida rápida. El lugar estaba vacío porque ya era un poco tarde.

Yo tenía el cono del helado en mis manos y fue entonces cuando el detonante sucedió: nos miramos fijamente a los ojos. ¿Por cuánto tiempo? Quién sabe. Su mirada paralizó el tiempo... Sólo recuerdo que dejamos de vernos porque el helado empezó a derretirse y una vez más, nos empezamos a reír como tontos.

Por más cursi que suene, esa mirada fue por algún tiempo lo que me hacía despertarme con gusto para ir a la escuela… Para estar con él.



Lo nuestro nunca llegó a más. Nunca nos dimos un beso, ni tampoco llegamos a ser novios como tal. Pero estoy segura de que él ha sido una de las personas que más he querido en mi vida… Porque ¿amor? no lo creo… a mi edad nadie, absolutamente nadie, sabe a ciencia cierta lo que es amar…

17 comentarios:

Lorena Ceballos dijo...

awww... los pequeños pretextos. Y ahora que ha sido de ese "amigo"??

luigisrs dijo...

aww...
son muy buena excusa esos helados jeje..
deberías de llamarle no? =)

Milly dijo...

Y a qué edad se sabe lo que es amor ??

estropicio dijo...

Y si se tuviera la edad ¿quién lo puede saber a ciencia cierta?

(Digo, para seguir cultivando el terreno de las incógnitas existencialistas)

Excelente historia, you made my morning.

loboPoeta dijo...

Linda historia. Quizás un final romántico sólo se consiga con un Helado de verdad. De hecho Dios trabaja en Häagen Dazs. Y sólo hace el de vainilla. Los demás son inventos de mortales...

Barbara dijo...

a ese amigo lo sigo viendo pero ya no me gusta y seguimos siendo amigos C=

Vie[n]na dijo...

me asustaste con lo último, que a tu edad nadie, ABSOLUTAMENTE nadie sabe bien lo que es amar... tuve que rebisar tu perfil... y esta bien, estoy casi de acuerdo contigo... :)

Anónimo dijo...

lesbiana...

EL AGUJERO DE OCIO dijo...

demonios tuve una historia similar pero la mia ternino con dejarnos de ver jajaj

Mi Vida En Prosa dijo...

soy de sinaloa...y tengo poco viviendo aca en df...
y de las primeras cosas que les pedí a mis nuevos amigos defeños fue que me llevaran al programa de chabelo..
estuve googleando cualquier cosa del tema y me encontré tu blog con tu post sobre tu no encuentro con chabelo...me declaro fan y seguidor de tu blog ajjaja:)
un saludo

Mi Vida En Prosa dijo...

soy de sinaloa...y tengo poco viviendo aca en df...
y de las primeras cosas que les pedí a mis nuevos amigos defeños fue que me llevaran al programa de chabelo..
estuve googleando cualquier cosa del tema y me encontré tu blog con tu post sobre tu no encuentro con chabelo...me declaro fan y seguidor de tu blog ajjaja:)
un saludo

TheToXiC dijo...

ToXiSaLuDoS Barbara.

Me ha gustado tu historia.
Me hace recordar cuando era estudiante y tenia ocasiones con chicas tal y como tu lo platicaste.

Se me hace una de las cosas que no vuelven a suceder en toda tu vida, las miradas, el salir por un helado, aahh!! es muy nostalgico eso para mi.

Te mando un abrazo.
Bye.

Cool Acid dijo...

Que chistoso... yo también iba por helados de McDonalds con la amiga que me gustaba. Y al final tampoco hubo nada con ella.

Creo que ir a McDonalds no es bueno para iniciar una relacion con tu amig@.

kthxbye

Il Diego dijo...

Es triste lo que cuentas.

Cuando eres joven, no sabes que es el amor, pero lo vives.

Cuando creces, vas entendiendolo, aprendes a moldearlo y ahi acaba mucha de su magia.

Dejaste pasar una buena oportunidad para el amor, sabes?

Hec dijo...

ternuritaaaa Barbieeeee!

que cursi jojo!

Anónimo dijo...

woooow no ma chika bala tu historia si que me llego !! Esta bien lindaaaa soolo por eso ire por un helado hahhaha no ma esta va para pelicula!!

Anónimo dijo...

atte pam haha