viernes, 11 de febrero de 2011

El amor es como la navidad

Es un hecho: tener pareja está bien padre. Nadie niega que en sus buenos momentos, tener novio es la onda porque sabes que hay alguien ahí, más que amigo, que te escucha, te “comprende” y, por qué no, te da tus besos... ¿Pero qué pasa cuando la magia se acaba? Pues resulta ser como la navidad: después de los regalos y las fiestas tienes que recoger el nacimiento, el arbolito y hasta los adornos.



Tanto la chava de las cursi-cartitas, como el que no lo sacan de facebook y el que se la vive viendo fútbol: todos, absolutamente todos, hemos sufrido algún mal de amores. Unos más amargos que otros, pero en algún momento llega ese adiós, ya no más, se acabó.



*El espíritu nos invade
Ojalá que el amor fuera tan limpio y sincero como las películas de Hollywood, donde lo peor que puede pasar es toparse con una zorra o un galán que se atraviese en el camino de los enamorados. ¿Pero qué creen?

Que Hollywood es a actores y finales ideales como la vida es a personas y situaciones reales

Entonces, las guapas y los galanes son apenas una de las mil-ocho-mil cosas con las que se tiene que lidiar en la relación... pero eso sí: el amor está en el aire.


*Por fin llegó el día
O el mes, o el aniversario... Y como el amor es una cosa muy linda y esas fechas especiales se tienen que fe$tejar, pues a comprar se ha dicho. Bueno, bueno... es verdad: no le tienes que comprar el reloj carísimo de Liverpuff cada mes. También le puedes escribir una cursi-cartita... Pero aguas porque si el/ella te regalan algo padrísimo y el regalo que tú le das no es de la misma magnitud, “¡uy! pero que mal novio(a) tienes”.

El pecado es casi tan grande como entrarle a un intercambio navideño, fijar una tarifa altísima para el regalo y a la mera hora llevar un “detallito” del Waldos más cercano.





*Se nos están acabando las vacaciones
Y con ellas el espíritu navideño. Por ahí dicen que todo lo que empieza termina, que el amor eterno sí existe, y que el chupacabras todavía sale por las noches... Pero como bien diría Descartes: la verdad es relativa.

Lo que es un poco menos relativo es aquel sentimiento de “¿y ahora? si no hubiera malgastado todo mi aguinaldo, hasta me hubiera podido ir a Acapulco”. Sí, y si también hubieras cuidado más la relación, hasta te hubieras casado con tu novio(a) del kinder... La verdad es que hay cosas (y relaciones) que no te pertenecen y se acaban rápido, así como el aguinaldo. En la vida hay cosas que simplemente no se dan (y también hay quienes ni siquiera reciben aguinaldo...).


*Ya es tiempo de recoger
No andes cargando con la cruz (ni que fueras Jesús)... El pasado se queda atrás y lo único que tienes es el presente. Siempre hay que tomar lo mejor de todo... regularmente las lucecitas de navidad duran más de una puesta y las rupturas te enseñan a que no solo tu pareja tuvo errores, sino que a lo mejor tú también. Checa bien en qué la regaste y qué es lo que tampoco quieres que pase en tu próxima relación.

Si ya se acabó la navidad, recoge porque ya mero llega la primavera. No se trata de tener el arbolito podrido toda la vida, sino de aprender de tus errores o intentos fallidos.



La navidad no dura para siempre y hay algunas relaciones que tampoco. Es un hecho que los 365 días del año no te la pasas pensando en la navidad... solo lo haces cuando se acerca, igualito que con tu expareja. Hay veces que ya ni siquiera pasa por tu mente aquella persona pero gracias a esas fechas que alguna vez representaron algo (aniversarios, 14 de febrero) el sentimiento resurge, pero tampoco se trata de ser emo toda la vida.



Y recuerda algo: el 14 de febrero
sólo es el producto de una muy buena
mercadotecnia porque ni siquiera nació de
una tradición cultural justificada.


4 comentarios:

danm dijo...

Que Bárbara! (pun intended) Hacía mucho que nos tenías abandonados... pero muy buen post y sí; love is the air

Luvia dijo...

jajaja... a mi aun me dura la navidad y mi árbol no se pudre :)

jajaja suele suceder :P

jonacatlan dijo...

jajaja cierto, muy cierto, y como dijo Socrates, "yo solo se que no se nada" pero lo que si sabemos es que como dices, en eso de los intercambios nunca falta el manchado.

A mi me paso hace 2 años en un intercambio en navidad con amigos de la universidad, recuerdo que me fui a gastar casi 1,000 pesos en ropa, perfumes, chocolates y hasta una mochila y un portablock regale, y para que la tacaña de mi amiga me diera una mugre camisa de la chivas de 99.90 puffff desde entonces ya no participo en esas cosas.

eso es como escupirle en la cara a dios o mentarle la madre al diablo sabiendo que no tiene.

en fin, a ver hasta cuando nos dura la navidad.

saludos =)

Anónimo dijo...

el culishy dice:

tsss morra la neta te estas kedando bien abajo con tu blog, me da pa bajo ver ke escribes como andres, una vez al mes.... me ondea ver que tienes mashin talento y nomas no lo rolas, ke onda contigo poes? te la rifas mazizo pa aventarte tus shoros y yo bien piñado entro diarina y puro atole con el dedo... tss mal pdo, espero y te pongas al 100 y sigas escribiendo las piñaventuras ke te avientas.... arre ps, no me dejes abajo