lunes, 29 de marzo de 2010

No es casualidad que las pizzas lleguen tarde

Señoras y señores, damas y caballeros, niñas y niños: sepan todos (o al menos los que me leen) que no es casualidad que las pizzas lleguen tarde a su casa...

No es porque los que las hacen sean lentos...
Ni es porque el repartidor sea tonto y no ubique su dirección...
Y mucho menos porque es buena onda y quiere que nos salgan gratis...

Simplemente es porque, antes de entregar el pedido, pasan a echarse unos tamalitos, miren nada más:

OMFG!

No los justifico pero los comprendo: esos tamales son los más deliciosos de la región y están mil veces más buenos que las refrige-pizzas que reparten...

¡Ay, esos repartidores tan antojadizos!

7 comentarios:

Dib dijo...

¿Has pensado que posiblemente ya vaya de regreso?

Barbara dijo...

Primero fue por los tamales y luego a entregar la pizza. La casa estaba a media cuadra

Fire_tony dijo...

Yo haría lo mismo, tal vez la pizza era de tamal.

Mauricio dijo...

Jajajajaja. Muy buena foto.

Mauricio dijo...

Jajajajaja. Muy buena foto.

rag601 dijo...

Changos carnalita... ya ventaneaste al repartidor... ¿ya te fijates que si amplias la imagen se ve el número de la placa de la moto? ponle aunque sea un difuminado o un cuadrito negro, jojo...

SaLu2

Rubo dijo...

A mí mis tamales siempre me llegan tarde porque el repartidor pasa a comprar pizza.